La lluvia nos cancela planes al aire libre, pero nos permite realizar otras actividades